Cuéntame un cuento!!

Texto y voz: Leonor Bellis

Cuéntanos un cuento abuelita; el de la ternerina- le decía mi hermana a la abuela Petri cuando nos quedábamos en su casa a dormir. Y recuerdo que recién acabada la historia, la habitación se sumía en un silencio acompasado por la respiración profunda de la abuela que, también, se había quedado traspuesta.

Eran relatos dulces, entrañables, con final feliz, que nos embelesaban y propiciaban un sueño agradable.

Pasado el tiempo, antes de que mi hija aprendiera a leer los cuentos que iban ocupando sitio en su habitación, era yo quien se los relataba mientras le mostraba las ilustraciones que acompasaban las peripecias de los personajes.

Pero, cuando llegaba la noche y era necesario propiciar el sueño con la luz apagada, acudía a la imaginación y confeccionaba para ella historietas alrededor de tres bichitos de campoMariquitina, Mariposilla y Saltamontes– que se convirtieron en los protagonistas de mil y una andanzas. Estos cuentos resultaron ser sus preferidos y en ocasiones no tenía más remedio que refundir los acontecimientos.

Mariquitina era generosa, trabajadora y honesta. Mariposilla perezosa, oportunista y, a veces, algo envidiosilla y Saltamontes, perseverante, justo y un amigo leal.  Los desenlaces eran previsibles e ideales en cuanto que me servían para ensalzar virtudes y buenos comportamientos. También recreaba espacios fantásticos con hadas que ayudaban a oseznos y a otros animalillos del bosque cuando estaban en problemas.

Con los años, los cuentos cedieron su lugar a la literatura juvenil y más tarde a la afición por los libros.

Como sucede con otras disciplinas la predilección por la lectura también se educa. Puede que la clave resida en que cada lector encuentre “la horma de su zapato” en lo que a gustos se refiriere, puesto que todos hemos desechado alguna historia por pesada, insulsa o insufrible. Yo, sin ir más lejos, jamás leería una historia de terror, por miedica, pero entiendo que cada género tiene su público.

Lo que sí puedo afirmar es la gratitud que le debo a los libros que me han acompañado, enseñado y entretenido, desde que era niña. Muchos han propiciado mi reflexión y favorecido mi huida hacia lugares ajenos o escenario ya vividos.

A veces, cuando las páginas del libro van llegando a su fin, presiento que voy a echar de menos a Manuel, a Berta o a esa infinidad de personajes, a los que he cogido cariño y han formado, durante un tiempo, parte de mí desde la ficción verosímil de sus propias vidas.

CALENDARIO

julio 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad