Mi hogar

Texto y voz: Leonor Bellis Fotos: Secundino Pérez

Bajé la escalera sin pensar, sin mirar atrás. Dejaba mi casa, vacía de cosas, aunque plena de vidas íntimas que habitaron el mismo espacio durante generaciones.

Allí vivieron mis abuelos y creció mi padre. Allí me adueñé de un cobijo amable, donde transcurrieron cientos de madrugadas y se escabulleron tantos atardeceres.

Allí aposté por un caminar firme que me enseñó a madurar y a cambiar aquello que, poco a poco, fue liberando mi mente de vínculos perturbadores que me impedían ser yo misma.

Allí aprendí a sobrellevar la adversidad de un hogar fallido, y a recomponer las piezas de un puzle inesperado por creer en fantasías. Pero, lo sensacional fue que, allí inauguré mi maternidad. Allí compartí mi mundo con el de mi hija. Su sola presencia era el bálsamo que apaciguaba cualquier inquietud e infortunio.

Allí hubo risas, celebraciones y deleite. Hubo calma y cariño.

Allí, también, me preparé para resurgir del dolor físico.

Y llegó el momento de cerrar la puerta; de continuar por otros derroteros.

Recogí mis recuerdos y un universo de instantes que se abrazaban fieles a la intrincada maraña de la existencia.

Alguna lágrima seguiría irrumpiendo, pero la vida, presurosa, murmuraba que debía soltar amarras y entregarme a un nuevo sendero.

Así como el árbol echa raíces en la tierra, el hogar arraiga en el alma, y cuando te alejas, cuando te despides, una huella indeleble te acompaña a donde quiera que vayas.

CALENDARIO

mayo 2024
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad