Retirarse a tiempo (2)

Apertura de la Casa de las Carnicerías, como sede Capital Gastronómica. León. 2018

Texto: Javier Cuesta y Foto: Secundino Pérez.

Por resumirlo en una sola frase, los figurones no se jubilan nunca. (*)

Quizá la explicación a esa conducta paranormal haya que buscarla en aquel dicho “si quieres conocer a un españolito, dale un carguito”. O quítaselo, se podría añadir. Quítale un cargo, un puesto, un despacho, y verás. Verás cuando le falte el rótulo en la puerta, cuando falten las invitaciones encima de su mesa para asistir a cualquier evento, los aplausos diarios de su clá, las palmadas de su entorno, incluso el saludo de los pobres mortales por la calle como antes. Cuando se encuentre con el anonimato, la invisibilidad. La realidad sin candilejas. No lo podrá soportar. La popularidad es la madre de todas las vanidades. Y con frecuencia, quienes han sido o creen haber sido importantes ya no se recuperan en la vida de ese antiguo estatus. No logran volver a la normalidad, no pueden hacerse a un lado, ya no se inhiben jamás. Cómo sino explicarse que aquel `rey del canapié´ (hoy ya en la reserva laboral pero que seguramente ostenta el record de presencia en lunch o similares y que repetía siempre “¡cuántos canapés hay que comer fuera para poder llevar el garbanzo a casa!”) siga siendo asiduo de fiestas y saraos. Cómo explicar que alguien relevado como director de un gran centro comercial aparezca entre los tasados asistentes en la presentación anual del  espumoso xamprada, por ejemplo. Cómo explicar que alguien que fue hace tiempo subdelegada de algo acuda feliz de la vida al festival de poesía para vencejos, por ejemplo. Cómo interpretar que aquellos que fueron un día concejales de medio pelo comparezcan a diestro y siniestro en los periódicos (sobre todo a diestro), sobreexpuestos cada semana sin pudor, escribiendo de los suyos y de los otros, dedicando sus inanes columnas a un amiguito del alma cada vez, por ejemplo.

(*) Acaso haya sólo una excepción: los que salieron de su cargo haciendo fu y rezan cada día para que nadie se acuerde de ellos. Que nadie les hable a unos de trenes o paradores o agelcos. Que nadie les hable a otros de grabaciones de voz o púnicas o enredaderas. Cuando el temor puede más que tu ego, el mayor deseo es que te olviden. (Continuará)

CALENDARIO

marzo 2020
L M X J V S D
« Feb    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031